Saltar al contenido

Cuándo separar a los cachorros de su madre

El tiempo que los cachorros pasan con su madre, principalmente las primeras semanas de vida, es fundamental. Su desarrollo tanto físico como mental depende en gran medida de la experiencia que les transmite su madre.

Semanas 1 a la 3:

Durante las primeras semanas, los cachorros son totalmente vulnerables, y la madre se ocupa de ellos en todos los aspectos. Les alimenta cada 4 horas y les mantiene limpios tanto a ellos como al nido. Cuando vemos a una madre lamiendo a sus cachorros, se están estableciendo una serie de vínculos muy importantes:

  • Les ayuda a estimular su sistema circulatorio. Los cachorros cuando nacen necesitan estar calientes, pues pierden temperatura muy rápidamente. Lamiéndolos, la madre lo que hace es estimular su circulación para calentarlos.
  • Activación del sistema urogenital. Lamiendo sus genitales, les ayuda a hacer pipi y caca para que aprendan a hacer sus necesidades.
  • Compartiendo el olor. Los cachorros cuando nacen tienen los ojos cerrados, y por lo tanto, se guían por el olor para encontrar a su madre. Al estar cerca de ella en todo momento, su sistema olfativo trabaja constantemente para localizarla tanto a ella como a sus hermanos.

Semana 4:

Pasadas unas semanas, cuando los cachorros ya son más autónomos, el rol de la madre va cambiando. Empieza el período de aprendizaje y educación. Les enseña los límites, las jerarquías, les invita a jugar entre ellos y está pendiente de los más débiles.

Cuando los cachorros de Kekoa tenían unas 4 semanas, ya pasaba ratos sin estar a su lado, dejando que jugaran entre ellos. Pero de vez en cuando, participaba en los juegos, y nos fijamos que estaba muy pendiente de Raixa. Al ser la más pequeña de la camada y la única hembra, el instinto de protección era mayor, y muchas veces le daba caña! la empujaba a jugar con sus hermanos, y no dejaba que se apartara de ellos. Le lamía la cara y con las patas le daba golpecitos para que se moviera como los demás. Era curioso ya que sólo se lo hacía a ella.

A partir del mes, empezaron a comer algo de pienso hecho papilla, y solamente se amamantaban de forma ocasional. De hecho, Kekoa estaba harta de ellos, pues les habían salido los dientes y más que cachorros parecían monstruos sedientos reclamando cada vez más. Progresivamente Kekoa fue generando menos leche.

Semana 5:

A partir de la quinta semana de vida, los cachorros empiezan a desarrollar los sentidos, y comienzan a entender las relaciones sociales. Se establecen los primeros juegos basados en el ataque, mordisco y reacción. El mundo que les rodea es más interesante para ellos, y pasan mucho tiempo olisqueando y explorando. Ya no duermen tanto y son mucho más independientes de su madre.

Semanas 6 y 7:

Los cachorros cada vez tienen más habilidades sociales. Empiezan a entender cuales son los límites en el juego: si muerden muy fuerte, su madre les da una reprimenda marcándolos en el cuello para que sepan que deben parar. Además, empiezan a interactuar con objetos, ya sean juguetes o lo que se les ponga por delante. Cada vez son más conscientes de su cuerpo y a prenden nuevos movimientos como volteretas y carreras. Es también a partir de este momento cuando empiezan a socializarse más con las personas.

Semanas 8 y 9:

Los cachorros son prácticamente independientes de su madre. Ya no la necesitan para alimentarse, pero las enseñanzas que ella les proporciona son impagables. Cuanto más tiempo pasen juntos madre y cachorros, menos problemas tendrán éstos al separarse. La socialización forma parte de su aprendizaje, y la mejor forma de aprender a relacionarse es con su manada.

La separación de los cachorros

A partir de los dos meses, ya se puede empezar a separar a los cachorros de su madre. Aunque cuanto más tiempo pasen con ella más aprenderán, es normal que los propietarios de la madre quieran empezar a separar a los cachorros.

En el caso de Kekoa y sus cachorros, cometimos algunos errores que quiero compartir contigo para que no los repitas. A las 7 semanas y media, la primera en separarse de sus hermanos fue Raixa. Entre la ilusión que tenía por llevármela a casa y las ganas de Bárbara por descansar de tan ardua tarea, nos dejamos llevar por la impaciencia. Fue un error porque dos o tres semanas más habrían servido para acabar de afianzar algunos conceptos de socialización, y sobretodo en el caso de Raixa, ayudarla a tener más confianza y perder algunos miedos. Ella era la más pequeña de la camada, y como Kekoa nos había mostrado, necesitaba pasar más tiempo con su madre. En los siguientes 4 o 5 días, todos los cachorros fueron repartidos y separados de su madre.

Mis consejos

Cuando esperamos la llegada de un cachorro, tenemos mucha impaciencia por tenerlo con nosotros, y creemos que cuanto antes esté en casa, más rápido le podremos enseñar a vivir entre humanos. Es un error pues como te he explicado, cada semana tiene una función diferente en su aprendizaje. Muchos criadores venden a los cachorros enseguida que éstos empiezan a comer sólido, muchas veces a los 28 días. Esto es una barbaridad y es la causa de muchos problemas en la edad adulta. Cuanto más tiempo pase el cachorro con su madre, mejor.

Si puedes, ve a conocer al cachorro desde el primer día. No todo el mundo puede hacerlo, pero es muy enriquecedor ya que te permite introducirte poco a poco a los cachorros, y además, así podrás observar a cada uno de ellos y elegir (si puedes) al que más te convenga. Visítalos al menos una vez por semana, y verás como crecen y desarrollan su propia personalidad. En un nuevo post de daré algunos consejos para elegir un buen cachorro.

Jamás compres un cachorro en una tienda de animales. No sabes nada de él. Ni el carácter de sus padres, ni cuanto tiempo han estado junto a su madre (normalmente menos del necesario). Tampoco sabes como se ha alimentado y desde luego no aprende a socializarse como es debido. Muchos cachorros hacen un largo y peligroso viaje antes de llegar a la tienda y ser expuestos en una jaula de cristal. Los que sobreviven, pueden pasarse semanas e incluso meses viviendo en ella, y si tienen suerte, les venderán de rebajas a sus nuevos dueños, para quitárselos de encima.

Si compras tu cachorro a un criador, asegúrate de que les cuida como es debido y visítalos antes de llevártelo. Evita en la medida de lo posible comprar por internet un cachorro y que te lo manden por correo. Si lo haces así, lo más seguro es que recibas un cachorro traumatizado.

***

Ahora que ya sabes cuándo separar a los cachorros de su madre, me gustaría que me contaras tu experiencia. ¿Lo hiciste igual con tu cachorro? ¿Crees en la importancia de respetar los tiempos de separación? ¿Tienes alguna duda que no te haya resuelto en este post?

Me encantaría que participaras y crear debate. Deja tu comentario!

Cuándo separar a los cachorros de su madre
5 (100%) 1 vote